Intuitive eating: i principi dell’alimentazione intuitiva

Alimentación intuitiva: los principios de la alimentación intuitiva

El comer intuitivo, también conocido como alimentación consciente, es una filosofía alimentaria basada en escuchar a tu cuerpo. Muchos nutricionistas en todo el mundo coinciden en que comer de manera saludable y consciente, tomando decisiones diarias basadas en lo que el cuerpo "pide", es la forma más adecuada de alimentarse. Vamos a profundizar en lo que significa comer intuitivo y cómo acercarse a esta perspectiva.

Cultura de la Dieta VS Comer Intuitivo: Dos Paradigmas en Contraste

En el mundo occidental, desde pequeños estamos inmersos en un contexto social que otorga gran importancia a la apariencia física. En un entorno de abundancia y disponibilidad casi ilimitada de alimentos, comportamientos como la autocontrol, no excederse, perder peso y consumir solo alimentos considerados "buenos" porque son ligeros se consideran a menudo positivos. Sin embargo, esto no siempre es cierto.

Desafortunadamente, esto a menudo contribuye a trastornos alimentarios y, incluso en situaciones no patológicas, lleva a una mala relación con la comida y nuestro cuerpo.

El comer intuitivo se presenta como el contrapunto de la llamada "cultura de la dieta": no es necesario estar constantemente pendiente de las calorías, seguir un régimen alimentario estricto o atribuir un valor moral a lo que comes. La ensalada no es mejor que las galletas; son simplemente alimentos diferentes con valores nutricionales y beneficios distintos para nuestra salud. La comida debe verse como una maravillosa fuente de energía que nuestro cuerpo necesita. Nuestro cuerpo sabe perfectamente lo que necesitamos, y debemos aprender a escucharlo para alimentarnos de manera natural y correcta.

Por ejemplo, si tienes una deficiencia de magnesio, tu cuerpo te hará tener antojo de alimentos como almendras o cacao, que contienen una buena cantidad de este mineral. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta, guiada por una inteligencia primitiva enfocada en la autoconservación, que hoy en día a menudo no sabemos escuchar.

Comer Intuitivo: 10 Pasos para Enfocarlo Correctamente

Entonces, si nuestro cuerpo sabe exactamente lo que necesitamos para sentirnos bien –tanto los alimentos diarios como las necesidades de suplementación natural, como los superalimentos–, ¿cómo aprendemos a escucharlo?

Aquí están los 10 principios del comer intuitivo:

  1. Rechazar la mentalidad de dieta: El primer paso es dejar de pensar en términos de regímenes alimentarios restrictivos o altamente estructurados.

  2. Honrar tu hambre: Tener hambre es un impulso normal, no algo de lo que avergonzarse. Si tienes sed, bebes; si tienes sueño, duermes; si tienes hambre... ¡comes! Simple, sin juicios de valor.

  3. Hacer las paces con la comida: No siempre es fácil, pero comienza dejando de asignar valor a ciertos alimentos y criticando otros. El chocolate no es culpable de nada, y la lechuga no es superior solo porque es baja en calorías. Privarse de un alimento deseado por mucho tiempo es la mejor manera de terminar consumiéndolo en exceso más tarde.

  4. No dejarse influenciar por el juicio de los demás: No te desanimes si amigos o familiares te hacen comentarios sobre cuánto comes, si has perdido o ganado peso. ¡No te desmoralices! Nadie conoce tus motivaciones ni tiene derecho a decirte cuánto debes pesar o comer.

  5. Disfrutar la comida: La comida no es solo combustible; es sabrosa, agradable y huele bien. Alimentarse bien significa también elegir alimentos de calidad, cocinarlos con calma y disfrutar cada bocado.

  6. Escuchar el sentido de saciedad: La sensación de saciedad proviene del cerebro aproximadamente 20 minutos después de comenzar a comer. Comer despacio, masticar y saborear los alimentos ayuda a percibir correctamente esta sensación. ¿Y si a veces comes más allá de la saciedad? No pasa nada; ¡puede suceder!

  7. Comprender tus emociones: Algunas personas pierden el apetito cuando están tristes o enojadas, mientras que otras se consuelan con la comida. No hay un bien o un mal; se trata de tomar conciencia de cómo las emociones influyen en tu forma de alimentarte.

  8. Respetar tu cuerpo: Altos, bajos, robustos o pequeños, con nariz grande, pies pequeños o orejas prominentes; ¡no importa! Nuestro cuerpo es el soporte perfecto que nos lleva por la vida y nos permite vivir aventuras. Trátalo con respeto.

  9. Amar el movimiento: La actividad física no es un castigo ni una forma de quemar calorías. Al contrario, el deporte es bienestar, diversión, un desahogo y una maravillosa forma de estar juntos. Encuentra la actividad adecuada, ya sea yoga, correr, una caminata o un deporte de equipo, siempre que te brinde satisfacción.

  10. Tomar decisiones saludables: El último paso es el resultado de todos los anteriores: aplicando estos principios, llegas a un punto en el que eres capaz de tomar decisiones conscientes y correctas, de manera espontánea, para tu salud.

Comer Intuitivo como Cura para el Cuerpo y la Mente

Seguir los principios de la alimentación intuitiva no significa comer todo lo que quieras cuando quieras. Al contrario, significa comer lo que te hace bien porque has entendido lo que tu cuerpo necesita. Significa tener una percepción clara del sentido de saciedad y una comprensión nítida de cuándo realmente tienes hambre y cuándo, en cambio, estás gestionando emociones negativas a través de la comida.

Este tipo de enfoque es a menudo un excelente método de recuperación para quienes han sufrido trastornos alimentarios o después de largos períodos de dietas restrictivas debido a problemas de salud. Vivir con mayor conciencia, incluso en la mesa, como lo sugiere la filosofía de la atención plena, es sin duda una excelente manera de manejar mejor el estrés y la negatividad.

Lecturas adicionales:


Bizcocho Marmoleado

Tiempo de preparación: ~60 minutos

Ingredientes

  • 300g de harina (Tipo 00)

  • 200g de azúcar

  • 150g de mantequilla

  • 170g de leche

  • 4 huevos

  • 1 vaina de vainilla

  • 1 pizca de sal

  • 8g de levadura en polvo

  • Para la masa clara: 50g de harina

  • Para la masa oscura: 10g de cacao en polvo (NaturaleBio)

Preparación

  1. Añadir la mantequilla (en trozos), el azúcar y una pizca de sal en un bol y mezclar con una batidora.

  2. Añadir las semillas de vainilla y mezclar.

  3. Batir los huevos y luego agregarlos a la mezcla, continuando a mezclar.

  4. Tamizar la harina y la levadura, luego añadir gradualmente a la mezcla, seguido de la leche, hasta obtener una masa homogénea.

  5. Dividir la masa en dos boles (uno con 700g y el otro con los 300g restantes).

  6. En el bol con 700g de masa, añadir 50g de harina tamizada. En el otro bol, añadir 30g de cacao en polvo tamizado y mezclar.

  7. Verter las dos mezclas alternando en un molde para bizcocho engrasado y enharinado.

  8. Hornear en un horno estático precalentado a 170°C durante unos 50 minutos.

  9. Retirar del horno, dejar enfriar y servir.

Productos recomendados

Ver todos los artículos en Magazine

0 comentarios

Deja un comentario